Videos FAN

En estos duros momentos, es más importante que nunca compartir nuestras ilusiones y nuestro esfuerzo.
Por este motivo, ponemos a vuestra disposición una recopilación de videos que seguro aumentarán nuestra motivación.
Anímate a compartir tus experiencias con tus compañeros.
Si deseas que tu vídeo aparezca en este apartado no dudes en enviarnos el link de youtube a través del formulario de contacto.
¡MUCHA FUERZA!

El deportista olímpico Carlos Peralta ha pasado los últimos meses de la crisis del coronavirus en su Málaga natal, en la que trabaja ejerciendo como médico. El nadador formado en el Cerrado Calderón participó en los Juegos de Río de 2016 en 200 mariposa. El palmarés internacional lo completó acudiendo a tres europeos, con un quinto lugar en el 200 mariposa del Europeo de 2016 como mejor posición. Además obtuvo 21 oros y 8 récords nacionales en las pruebas de 200 mariposa y 4x100 estilos entre los años 2012 y 2017.

-¿Cómo se las ha apañado para mantenerse en forma en los últimos meses?
-Bueno, he tenido días y días. Al principio no estaba muy motivado para hacer deporte pero ya le he cogido el gusto a disfrutar de la distracción mental en casa, a la vez que hago ejercicios de mantenimiento. Me compré además unas pesas grandes y me divierto usándolas mientras escucho música en YouTube.

-¿Qué le recomendaría a los nadadores que poco a poco están volviendo a entrenar?
-Les recomiendo paciencia. Creo que es un buen momento para aclarar las preferencias, objetivos, sueños y marcar también metas cortas. Los momentos difíciles nos hacen crecernos como personas.

-Muchos responsables de piscinas en Andalucía no las han abierto todavía por las reticencias en cuanto a seguridad que hay ¿Qué les diría para que las abran, cómo ya han hecho otros muchos?
-Yo soy médico y ando muy preocupado por el coronavirus como todos. Creo que es importante normalizar este tema, como ya se ha hecho con las instrucciones del gobierno, y no perder la cabeza por la emoción de entrenar. Hay que mantener todavía las distancias de seguridad que a día de hoy son nuestras medidas más eficaces.

-¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de su experiencia olímpica?
-Mi mejor recuerdo de la experiencia olímpica fue sin duda la disputa de mi prueba. La sensación de representar a tu país, nadando tu mejor prueba en la competición más exigente y de mayor nivel del mundo, es vivir un sueño. Luego tras ello viví más relajado la experiencia olímpica desde fuera.

La gaditana Conchi Badillo es una de las nadadoras andaluzas que puede decir que ha participado en los Juegos Olímpicos, pues compitió en el 2012 en el 100 braza de Londres. Durante su carrera fue además a un mundial y tres europeos, con un cuarto lugar en el 50 braza del 2012 como mejor posición. A nivel nacional consiguió 24 oros y 21 récords nacionales entre 50 y 100 braza y 4x50 y 4x100 estilos. En 2003 formó parte del relevo 4x100 estilos de la selección andaluza que batió el récord nacional absoluto en piscina 25 junto a las malagueñas María Peláez, Duane da Rocha y Ana Belén Palomo, uno de los mejores relevos de la historia de este deporte en Andalucía. Actualmente trabaja en Córdoba en una agencia de viajes especializada en organizar viajes a maratones del mundo: Nueva York, Chicago, Tokio, etc…

-¿En qué ciudad ha pasado el confinamiento?
-El estado de alarma me ha pillado en mi casa, en Córdoba, por lo tanto he pasado todo este tiempo teletrabajando y haciendo tareas de bricolaje en casa.

-¿Cómo se las ha apañado para mantenerse en forma en los últimos meses?
-La verdad es que desde que dejé la competición no me he sentido especialmente en forma. Pasé un tiempo muy difícil al dejar la natación y no quería ni oír hablar del deporte. Ayudar a los deportistas que terminan la etapa de competición con la transición a una vida normal es una asignatura pendiente. Por suerte conseguí salir de esa situación y volví a hacer deporte. Justo antes del confinamiento volvía a disfrutar poniendome en forma.
Durante el confinamiento he pasado por varias etapas: las primeras semanas hacía deporte a tope y luego tuve un unas semanas de bajón. Después, de nuevo deporte a tope y la última semana de nuevo bajón. Cuando se establecieron horarios para salir comencé a caminar y correr. Como ves, mi estado de ánimo ha sido una montaña rusa!

-¿Qué le recomendaría a los nadadores que poco a poco están volviendo a entrenar?
-Antes de hacer ninguna recomendación, me gustaría reconocer la labor de los entrenadores. Normalmente, su trabajo se extiende más allá de las horas de piscina y esto se ha visto reflejado con más claridad durante el confinamiento. Hemos visto que se han esforzado por mantener a sus equipos activos y motivados, a pesar de la situación de ERTE en la que se encontraban la mayoría. Por este motivo creo que los nadadores deben estar agradecidos. Tienen que creer y confiar en sus entrenadores para conseguir sus objetivos. Los que han conseguido mantenerse activos todo el tiempo, probablemente tengan más facilidad para adaptarse de nuevo a los entrenamientos. Y los que no, no deben sentirse culpables por no haber conseguido hacer deporte cada día en casa. Cada uno tiene una cabeza y una situación diferente.
Para agilizar la adaptación, no solo vale entrenar de nuevo en una piscina, sino que hay que comer bien, descansar y cuidarse. Y en estos momentos, cuidarse incluye mantener las medidas de higiene y distancia social.

-¿Qué les diría a los dirigentes que todavía no han abierto las piscinas, por las reticencias en cuanto a seguridad que hay, para que decidan hacerlo, cómo ya han hecho otros muchos?
-Las instalaciones que todavía no se han atrevido a abrir pueden inspirarse en las medidas que han tomado las que ya estan abiertas desde hace semanas de forma segura. En la mayoría de los casos, los usuarios han vuelto con muchas ganas y cumpliendo las nuevas normas. No debería de haber problemas.

-¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de su experiencia olímpica?
-Mi mejor recuerdo no es una anécdota de los Juegos (de las que podría contar muchísimas). Me quedo con el camino que recorrí hasta llegar allí. Desde que salí del CN Jerez pasé por el CN Cádiz, Navial, CN Sabadell y CN Mairena. Los momentos más difíciles me han ayudado a disfrutar plenamente de toda mi carrera deportiva, de la que me siento muy afortunada. Desde aquí me gustaría mostrar de nuevo mi agradecimiento a todas las personas que me han acompañado.

Foto de portada: Conchi Badillo en los Juegos de Londres.

Foto interior: Ana Belén Palomo, Duane da Rocha, María Peláez y Conchi Badillo, en 2003 en Palma de Mallorca tras batir el récord de España de 4x100 estilos defendiendo los colores de la selección andaluza.

El nadador olímpico Guillermo Mediano ya ha vuelto a la actividad como entrenador jefe del Real Club Mediterráneo. El malagueño compitió en los Juegos de Sidney del 2000 en 200 espalda. Participó además en dos campeonatos europeos. A nivel nacional logró 21 oros y 6 récords absolutos entre las pruebas de 100 y 200 espalda, 200 libres, 4x50 y 4x100 estilos y 4x50 y 4x100 libres, todo ello entre los años 1998 y 2005. Mediano nos ha hecho una reflexión sobre su pasado y presente en el mundo de la natación.

-¿Cómo está yendo la vuelta a la actividad en el club Mediterráneo?
-Por suerte pudimos abrir las piscinas el 1 de junio. Es verdad que hemos trabajado durante el confinamiento para poder volver, ajustándonos a las normativas y recomendaciones, compartiendo información con entrenadores nacionales y de otros países. Al final decidimos en las primeras semanas seguir el método holandés que básicamente es nadar en espacios de dos calles sin corcheras. Los nadadores nadan por una calle a la ida y regresan por la de al lado. De ese modo respetamos durante el nado los dos metros y damos seguridad a los usuarios y padres.
Esta manera de nadar la trasladamos al presidente de la Federación Española (RFEN) y otros compañeros porque veíamos que había clubes y centros que no podían abrir por falta de distanciamiento y esta manera lo soluciona. Es más, la RFEN, en una de sus recomendaciones, siguió nuestro modelo que es el holandés.
Por otro lado, las actividades se están retomando poco a poco. Primero empezaron los equipos de competición, desde alevines a absolutos y masters y poco a poco todo lo demás.
Es más, hemos ayudado con la cesión de láminas de piscina a la selección andaluza infantil y cadete de waterpolo para que pueda entrenar en nuestras instalaciones. Ya incluso han venido varios días a entrenar. Toca arrimar el hombro.
El confinamiento nos ha servido para vaciar los dos vasos de las piscinas de 25m y 50m, hacer el mantenimiento y estar preparados para el mes de agosto por si las necesitamos usar, cuando normalmente es el mes que se vacía la piscina de 25m para limpiarla y repararla. Ahora estarán las dos listas.

-¿Cuánto tiempo cree que van a necesitar los nadadores para recuperar la forma perdida?
-No me preocupa mucho este tema. Cada nadador tardará más o menos según el trabajo realizado anteriormente, lo realizado durante el confinamiento, y como trabaje a partir de ahora. Vivir en la Provincia de Málaga es un privilegio, no sólo por el clima. Poder haber ido al mar a nadar casi a diario, aunque fuese un poquito, desde el inicio de la desescalada, nos ha ayudado bastante.
Durante el confinamiento, en el R.C. Mediterráneo hemos hecho dos microciclos semanales de tres días con entrenamientos online (un día fuerza-flexibilidad, un día resistencia-core, un día velocidad-visualización y repetir) de una manera progresiva. Hemos metido mayores cargas conforme iban pasando las semanas. Los deportistas que han sido constantes durante la cuarentena ya han visto los resultados. La resistencia es lo que probablemente más se haya visto afectada pero la iremos recuperando. Tenemos una temporada muy larga por delante.

-¿Qué le recomendaría a los nadadores que van poco a poco volviendo a las piscinas?
-Creo que unos de los problemas de estar encerrados repentinamente en casa es pasar de gastar en el entrenamiento unas 5.000 calorías, para el nadador amateur, y cerca de 10.000 calorías en el caso de un nadador más profesional, a pasar de gastar de repente solo 2.000-2.500, con la ansiedad que provoca no saber que va a pasar en el futuro. Por eso algunos nadadores han ganado kilos extra.
Les recomendaría que trabajen duro y vigilen lo que comen y lo que beben pero que no se preocupen que recuperarán la forma. Mi experiencia más similar fue probablemente en la temporada 1998/1999 cuando fui el primer español que completó el circuito de la FINA World Cup, quedando tercero en la clasificación final de espalda y ganando 9 medallas. Al terminar ese verano engordé mucho por diversos motivos, unos 10 kilos. Recuerdo que empecé el año olímpico y me ahogaba en el agua. Era como tener una pesa encima y así estuve varios meses, hasta que recuperé mi peso y conseguí con Xavi Casademont ir a los Juegos Olímpicos.

-¿Qué recuerda de su participación olímpica?
-Es una competición especial, el sueño de la mayoría de los deportistas, aunque en realidad hay mucha tensión. La mayoría de deportistas se juegan mucho. En mi caso fui a Sidney 2000 en 200 espalda pero no lo disfruté tanto como otros campeonatos, por más que todo fuese espectacular y bestial por supuesto. Fui sin mi entrenador, no cuidé los detalles para centrarme como debía y al final lo pagué.
Creo que la mayoría de los deportistas que participan en los Juegos Olímpicos deberían hacer un mentoring con alguien que haya ido anteriormente a unos Juegos Olímpicos para que les ayuden a entender a lo que se enfrentan de verdad y como afrontarlo. Es la manera de poder rendir al 100% allí.
Cuando estaba como segundo entrenador con Xavi Casademont nadaban Melquiades Álvarez y después Carlos Peralta. Ambos fueron a los Juegos Olímpicos en 2008 y 2016, respectivamente. Hablé con ellos dos antes de que fuesen a los Juegos Olímpicos e intenté trasladarles mi visión para que no cometieran los mismos errores que tuve yo. Sé que ambos estaban muy bien dirigidos y se mataron a entrenar durante muchos años. No sé si hicieron caso de todas mis recomendaciones pero ambos se prepararon para dar su 100% e hicieron sus mejores marcas allí.

La exnadadora malagueña Ana Belén Palomo (CN Mijas) ha querido atendernos para dar su opinión sobre la situación actual y darles algunos consejos a los nadadores andaluces actuales.
Ana Belén Palomo es todavía hoy una de las mejores velocistas andaluzas de todos los tiempos. Entre los años 1997 y 2004 participó en dos Juegos Olímpicos (2000 y 2004), un mundial y ocho europeos, destacando un cuarto lugar en 50 libres en el Europeo de piscina larga del 2000 y una 13ª plaza en 4x100 libres en los Juegos del 2000. Además consiguió 14 títulos y 16 récords nacionales entre las pruebas de 50 y 100 libres, 4x50 y 4x100 libres y 4x50 y 4x100 estilos.

-¿En cuál ciudad está pasando estos días de confinamiento?
-En Madrid, concretamente en Villanueva del Pardillo, donde vivo desde que me retiré.
-¿Qué le diría a los nadadores que no han podido comenzar a entrenar para que se mantengan en la mejor forma posible?
-Les diría que cuidaran su dieta para no coger peso, que hicieran una sesión de cardio todas las mañanas, y que por la tardes alternaran sesiones de fuerza, core y flexibilidad (el yoga desarrolla estas tres capacidades, ademas de calmar la mente).
-¿Cuánto tiempo van a necesitar los nadadores para recuperar el nivel mínimo necesario para acudir a un campeonato autonómico?
-No lo sé, depende del nivel previo a la pandemia y de cómo se estén manteniendo durante ella. Es cierto que se han perdido muchas sensaciones y la adaptación será algo más difícil al desarrollarse en el medio acuático.
-¿Cómo cree que va a afectar esta crisis a la economía y la vida de los clubs?
-Pues va a afectar negativamente, como a la gran mayoría de actividades que se desarrollan en los países afectados. A medida que se vayan recuperando actividades esenciales y se empiece a generar dinero, se reactivarán otras como el deporte o la cultura. Van a necesitar del apoyo de sus socios y las instituciones públicas para salir adelante al principio.
-¿Sigue en contacto con el CN Mijas?
-Sí, sigo en contacto con muchos nadadores y entrenadores del club. Cada año voy a casa de mis padres varias veces (viven en Fuengirola) e intento ver a Fede García, Antonio Rodríguez y algunos nadadores de mi época.
-¿Ha cambiado mucho la natación que dejó con respecto a la que hay ahora?
-La verdad es que no mucho. Aquí en Madrid hay mucha más natación escolar. Muchos colegios concertados y privados tienen clubs y escuelas que alimentan a la base de este deporte. Por lo demás, no creo que se haya evolucionado mucho en la estructura. Me llama la atención los pocos nadadores que llegan a la categoría absoluta. No se sigue nadando en el momento en el que realmente pueden acercarse a su verdadero potencial.
-¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de su carrera deportiva?
-La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 por escoger un momento, pero el recuerdo que guardo de mi época como nadadora es el de una “forma de vida apasionante” que no se puede vivir fuera del deporte.

El exnadador sevillano Jaime Fernández (Mairena) nos ha querido dar su opinión sobre la situación actual que vive la natación andaluza y recordar de paso sus gestas dentro de las piscinas. Fernández pasó a la historia de la natación autonómica por formar, junto a María Peláez (Mediterráneo), el dúo de andaluces que compitieron en los Juegos de Barcelona’92, los primeros en los que estuvieron nadadores formados en un club andaluz. Jaime Fernández logró un año más tarde la primera medalla de un nadador formado en Andalucía en una gran competición internacional, al obtener una plata en 4x100 estilos en el Mundial de piscina corta de Palma de Mallorca, un relevo en el que nadó junto al primer nadador español medallista olímpico de la historia, el bracista Sergi López. Jaime Fernández fue además compañero de selección de otros grandes nadadores como Martín López-Zubero, entre muchos otros.
Además de participar en los Juegos de Barcelona y lograr la cita medalla en Palma, nadó en dos mundiales y tres europeos a nivel internacional. Igualmente obtuvo seis títulos y cinco récords nacionales entre las pruebas de 100 mariposa y 4x50 y 4x100 estilos, todo ello entre los años 1989 y 1995. Jaime Fernández trabaja actualmente como auxiliar técnico en actividades deportivas en el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe.

-¿En qué ciudad está pasando estos días de confinamiento?
-Me encuentro en mi domicilio de Mairena del Aljarafe, provincia de Sevilla.
-¿Qué le diría a los nadadores para que se mantengan en la mejor forma posible?
-Bueno es complicado, ya que el nadad@r necesita la adaptación al agua y hasta ahora no lo ha podido hacer. Lo único que les diría es que hicieran ejercicios aeróbicos hasta que puedan de nuevo empezar a nadar.
-¿Cómo cree que va a afectar esta crisis a la economía y la vida de los clubs?
-Viendo los datos por los medios de comunicación, la cosa va a estar mal. Los clubs pequeños lo van a pasar bastante mal, pero cuando tengamos los datos reales de todo sabremos mejor por dónde tirar. Es la hora de que los clubs se unan y se ayuden los unos a los otros por el bien de la natación andaluza.
-¿Cuál es el recuerdo que tiene de su participación olímpica?
-El mejor recuerdo que tengo de las Olimpiadas de Barcelona’92 es de cuando el equipo español entró en el estadio el día de la inauguración. Fue una experiencia que no se puede olvidar...
-¿Cómo vivió aquella medalla que ganó en el Mundial de Palma de Mallorca?
-Fue el 2 de diciembre de 1993, una jornada en la que conseguimos la plata en el relevo 4x100 estilos batiendo el récord de España. También fui finalista en 100 mariposa, batiendo el récord de España, bajando por primera vez de los 54 segundos. Fue un día inolvidable para todos los que fuimos seleccionados, pues además, por conseguir esta medalla en casa, fuimos felicitados por todo el deporte español y los dirigentes políticos de aquella época.
-¿Se parece en algo la natación de 1992 a la de ahora?
-Algo ha cambiado. Los nadadores pueden ahora entrenar en sus clubs porque hay más instalaciones. Yo tuve que emigrar a Madrid, a la Residencia Joaquín Blume, en la que estuve 8 años, y lo que conlleva al estar lejos de tu tierra, familia y amigos. Se hace todo mucho más duro fuera que si puedes entrenar cerca de casa. Además, ahora los sistemas de entrenamientos son más individuales, adaptado a cada nadador y por ello mejores. También hay más apoyos económicos.
-¿Cómo vivió la experiencia de nadar con gente con Sergi López o Martín López-Zubero?
-Son deportistas de otra galaxia. Lo que más me gustó de ellos es su manera de ayudar a los demás compañeros. Te aconsejaban sobre como afrontar cuestiones técnicas y te daban ayuda psicológica a la hora de encarar los momentos duros de la competición. Es una pena que los dos estén ejerciendo de entrenadores en Estados Unidos y no aquí en España.

Foto de portada: Jaime Fernández, en el centro, en la inauguración de los Juegos de Barcelona, con el entonces SAR Príncipe Felipe y ahora SAR Rey Felipe VI, a la derecha.

Una de la mayores figuras que ha dado la natación andaluza a lo largo de su historia, la malagueña María Peláez, está pasando el estado de alerta nacional en su domicilio de Majadahonda, pues allí trabaja como técnica deportiva de la Concejalía de Deportes del ayuntamiento de esta localidad madrileña de 72.000 habitantes.
María pasó a la historia de la natación española el 24 de agosto de 1997 al proclamarse campeona de Europa absoluta de 200 mariposa en piscina larga en Sevilla. Logró entonces el primer oro continental de una nadadora española. A lo largo de su carrera participó nada menos que en cinco Juegos Olímpicos, entre las ediciones de 1992 y 2008, con una séptima plaza en 4x100 estilos en 2004 como mejor posición. Además obtuvo cuatro medallas en sus doce participaciones en campeonatos europeos absolutos y acudió a siete mundiales. Su palmarés internacional lo completó con dos oros en 200 mariposa en los europeos júniors de 1991 y 1992. A nivel nacional acumuló 52 títulos y 32 récords nacionales entre las pruebas de 50, 100 y 200 mariposa, 100 y 200 estilos, 4x200 libres y 4x100 estilos, todo ello entre los años 1991 y 2010 para reunir un increíble palmarés en su carrera dentro de las piscinas.

-¿Dónde está pasando estos días de confinamiento?
-En casa, claro, en mi domicilio de Majadahonda.
-¿Qué consejos daría a los deportistas para que se sigan manteniendo activos?
-Que esto es temporal; y que aunque no creo que la actividad deportiva vuelva a la normalidad de aquí a que se sepa algo más del virus, estar activos tiene varias ventajas:
1. La vuelta a la actividad será menos dura.
2. Partir el día y mantener rutinas en la medida de lo posible, lo que ayudará a que descansemos algo mejor por las noches.
-¿Cómo cree que va a afectar este parón a la situación económica y deportiva de los clubs?
-A nadie le viene bien económicamente esta situación. Todos nos tendremos que apretar el cinturón. Tal vez la federación pueda contemplar alguna medida para ayudar a paliar la situación económica de los clubes. Estoy pensando más en quitar temporalmente las tasas de inscripción que en las licencias. Pero seguro que la federación tiene más y mejores ideas que las que yo pueda plantear.
-¿Cómo se siente una nadadora teniendo que estar tanto tiempo fuera de la piscina por obligación?
-Bueno, hace casi diez años que dejé de nadar. No puedo decir que ir a la piscina esté dentro de mis hábitos ahora mismo, pero supongo que para los nadadores en activo debe estar siendo muy extraño.
-¿Qué cree que pasará con los campeonatos nacionales de la temporada de verano?
-Tal y cómo van las cosas, supongo que es complicado plantear que se empiece a competir antes de la temporada que viene, pero es una opinión, no tengo datos para saber lo que ocurrirá, ni sanitarios, ni deportivos.
-¿Qué opina sobre el aplazamiento de los Juegos Olímpicos?
-Creo que ha sido una muy buena decisión. Este verano no era viable celebrar un evento de esa magnitud; muchos deportistas no están pudiendo a entrenar y no sabemos cuándo podrán retomar sus entrenamientos, así que mejor posponerlos, creo que para reducir la incertidumbre de los deportistas ha sido muy importante.

Patrocinadores

Colaboradores

Institucionales