EL PAPEL DE LA FAMILIA EN EL DEPORTE DE COMPETICION

Antes de tomar la decisión de inscribir a un hijo en la práctica de un deporte, debe procurar que esa actividad física al principio sea variada en opciones, para que al final sean ellos quienes puedan decidir que deporte practicar. Para ello tenemos que contar con varias premisas; ¿Está dispuesto a acompañar a su hijo a prácticas deportivas durante años hasta que sea autónomo? ¿Es un deporte de contacto? ¿Presenta algún elemento que requiera una excelente prevención para su práctica? ¿Qué deporte será mejor para la personalidad de su hijo?
Varios son los roles que se toman a la hora de elegir una modalidad deportiva, entre ellos encontramos:1. Padres que han sido deportistas de élite. Sus hijos continúan con la tradición familiar, encontrando un ambiente motivante para la práctica. Los hijos tienen como referencia y único valor la alta competición.
2. Padres que no llegaron a su objetivo. Encontrarán a sus hijos como un canal de realización de aquellos fracasos.
3. Padres obsesionados con el deporte. Son padres que ven a sus hijos como auténticos talentos. Anteponen sus propios objetivos.
4. Padres desinteresados. Son aquellos que no se preocupan por la formación ni por las actividades físicas deportivas de sus hijos.
5. Padres interesados en la formación deportiva como hábito. A estos padres les preocupa que la afición de sus hijos a la actividad física o deportes perdure como algo cotidiano para toda la vida, apartando a estos de ambientes inadecuados (drogas, alcohol, etc.).

Si se relaciona con uno de los cuatro primeros puntos, le recomiendo que se ponga en contacto con el titulado y trate de manera personal los objetivos de su hijo.

Hasta aquí, todo parece claro hasta que comienza la etapa de la adolescencia y se abandona la infancia. Una infancia caracterizada por la necesidad de apego tanto de padres como entrenadores y técnicos, que se romperá a partir de los 10 años hasta los 22 aproximadamente.
Aristóteles (siglo IV a.c), señaló que la adolescencia es la etapa de la vida donde se aprende a tomar decisiones. La labor de los padres y técnicos, es animarle en su toma de decisiones, no en la aceptación de las nuestras. Por lo tanto, la construcción de la identidad es la principal tarea evolutiva de la adolescencia (Diaz-Aguado, 2006).
Los padres deben distinguir dos conceptos relacionados pero distintos. Por una parte la educación recibida en el ambiente familiar, y por otra, la educación deportiva desarrollada por los profesionales del deporte. Estos padres no deben ver a los profesionales como unos intrusos de sus propios valores, sino más bien como los puentes hacia la edad adulta. Seguramente ellos sepan aspectos de su personalidad que usted no conoce. No olvide que la adolescencia, es una etapa natural donde se confía estrechamente en personas fuera del entorno familiar por la necesidad de ser independientes. El entrenador es un vínculo más de las relaciones de sus hijos.

Consejos:

a. Motive y anime a su hijo a practicar actividad física.
b. No cree expectativas falsas con ciertos comentarios como “éste es un campeón “, etc.
c. No vea resultados que todavía no se han conseguido.
d. Valore el esfuerzo, trabajo y experiencia por encima del resultado.
e. Piense que su hijo tiene derecho a no querer ser Campeón.
f. Preocúpese de que su hijo esté siendo entrenado y dirigido por personas con la titulación adecuada.
g. De ejemplo a sus hijos con la práctica de alguna actividad física por su parte.
h. Piense que su hijo hace deporte para su formación y diversión, no para usted.
i. No cuestione las decisiones del técnico. No es positivo para el aprendizaje tener a dos evaluadores. Se ha comprobado en determinados estudios que la presencia de los padres en los entrenamientos perjudica la atención y concentración para la adquisición de nuevas habilidades y destrezas ya que el deportista se siente doblemente evaluado. Sin embargo, en las competiciones, la familia y amigos dan ese punto de tensión y apoyo que se necesita.
j. Inculque la idea de Participación antes que la de competición
k. Potencie un modelo crítico en torno al deporte para que sus hijos desde muy jóvenes sepan interpretar y analizar las ideas que plantean los medios de comunicación.
l. Procure que su hijo sea examinado por un médico en el periodo de iniciación hacia la actividad física o el deporte.
m. Y nunca haga juicio ni subjetivismos de las percepciones de su hijo hacia el deporte o entrenadores. Aclare los malos entendidos hasta que sean capaces de ser adultos para afrontar las situaciones. En deportes como las artes marciales, a veces los adolescentes tienen tendencia a desafiar a los propios maestros para medir sus fuerzas. Estos maestros en ocasiones se ven con la necesidad de corregir ciertas conductas agresivas con la intención de que no se trasladen al mundo exterior, que es donde está el verdadero peligro de la vida. Detrás de una conducta agresiva el adolescente experimenta una sensación de ansiedad ya que no es capaz de identificar a quien somete su disciplina (si al padre que en casa le anima a pegar más fuerte o al maestro a defenderse y a pegar sin maltratar). Estos incidentes también se están trasladando a otros deportes debido a la especialización temprana de los deportistas y a las mayores ambiciones de padres y entrenadores.

9 comentarios sobre “EL PAPEL DE LA FAMILIA EN EL DEPORTE DE COMPETICION”

  1. Otra vez mas, brillante.
    Muy practico para los tiempos que corren. Nunca debemos perder la visión de educador, ya que tratamos con los temidos y apasionados adolescentes. Aprender a tomar decisiones, están en el periodo, pero todos sabemos que para aprender primero hay que intentarlo y luego equivocarse una vez y otra y otra… Nos encontramos chavales sin ganas de aprender a tomar decisiones y también entrenadores que no saben que ellos deben de aprender a tomar decisiones en esta etapa. Todo se pone negro. Con artículos así, se ve todo mas claro.

    1. A Ismael. Queda muy bonito lo que escribes, y si lo dices en un aula mejor . El resumen es casi perfecto. Pero tu has entrenado poco( a pie de piscina se entiende).

      1. Hola Antonio. Supongo que es tu Pseudónimo. En el aula se forman a los mejores profesionales y en el campo de batalla a los grandes. Nunca diré que estoy cargado de sabiduría porque cada día se aprende una nueva situación y con ella su herramienta. Ahora no estoy en activo, pero cuando lo estaba amaba lo que hacía y luchaba por aquellos que guiaba. Saludos.

  2. En algunos puntos, estas recomendaciones contrastan fuertemente con el post que en este mismo blog D. Vicente de la Varga el día 24 de Marzo ( este es el link http://fan.es/blog/blog/19-segundos-con-92-centesimas/)

    De igual modo es recomendable leer acerca del efecto HALO y efecto PIGMALION, tenéis una información resumida en esta dirección ( http://nataciondelsur.tumblr.com/post/46763770877/efectos-pigmalion-y-halo-en-natacion )

    Generar expectativas positivas SIEMPRE

    «No generar expectativas falsas» ¿ya asumimos que ninguno de nuestros hijos será campeón de nada?

    Está claro que no podemos forzar a nuestros hijos a que sean algo que no quieren, ni procurar vivir una vida que no hemos tenido a través de ellos. INCUESTIONABLE Y NOCIVO

    Pero no generar expectativas positivas (por considerarlas falsas) me parece un atentado contra el futuro.

    Ambas lecturas son muy recomendables respecto a este tema.

  3. Estimado Ivan: Agradezco profundamente el interés por tu comentario. Todo está abierto a diferentes puntos de vista y observaciones. Solemos hacer estas en relación a nuestra personalidad, nuestras experiencias y nuestros conocimientos. En una ciencia empírica como es el deporte nada es objetivo al 100%. Dejé un post que se llama LOS PILARES DEL PROPÓSITO…donde se define ese punto extraño que comentas y que se contradice. Cuando se tienen dudas y no se tiene un dirección clara es mejor dejar las cosas como están hasta que se aclaren. Las expectativas hay que tenerlas junto con las referencias, pero en ese punto concreto es donde transmitimos en muchas ocasiones inquietud y nerviosismo a nuestros nadadores. Podemos ir con un nadador inscrito entre los tres primeros de un campeonato…..y ¿Por qué queda el 8º al final ? En definitiva, gracias por tu información y por complementar este punto de vista.

  4. Con respecto a lo que dice Iván, es cierto que en algún momento se debe crear alguna expectativa positiva solo por el mero hecho de motivar a un deportista, en este caso a un nadador. No obstante, es el propio nadador el que debe crearse sus propias expectativas, ver hasta donde es capaz de llegar y hasta donde puede soñar. No es recomendable, como nos comenta Ismael, crearle unas expectativas demasiado positivas con la intención de motivarle, ya que en ese caso, el nadador comenzará a tener dudas sobre sí mismo y miedo por no creer poder llegar hasta donde los demás quieren. No hablo yo, habla mi experiencia.
    Una vez más, un artículo brillante Ismael, te felicito.

    1. Estimado amigo: cuando uno se documenta y asimila información, a veces no nos paramos adecuadamente para interpretarla. Si somos Entrenadores es para crear EXPECTATIVAS POSITIVAS SIEMPRE, pero acorde a la realidad. ¿Dónde he dicho que hay que asimilar que no vamos a ser campeones de nada? ESO SI QUE ES UN ATENTADO CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. Gracias por su comentario.

      1. Cincido con casi todo lo que dices Ismael. En este punto, agradecería una explicación extensa de la expresión:

        NO CREAR FALSAS EXPECTATIVAS

        Que es lo que he interpretado de los puntos:
        b. No cree expectativas falsas con ciertos comentarios como “éste es un campeón “, etc.
        c. No vea resultados que todavía no se han conseguido

        Porque, aunque estoy seguro de que coincidimos, la forma de escribir es lo que lleva a la interpretación. Para mí, personalmente, las frases son desacertadas. Es sólo eso. El artículo y lo que tratas de expresar se entiende perfectamente y estoy de acuerdo contigo en casi todo.

        Saludos. Y gracias por publicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *